Prueba gratis

Milán Finanzas 23/10/2016


Descarga el artículo completo en (PDF)

Los números lo certifican. Y aunque no hace falta decir victoria, podemos empezar a mirar con mayor optimismo al tejido industrial italiano. Por qué, el número de quiebras declaradas por los tribunales del país ha bajado casi un 3% en los primeros seis meses de este año. En la misma línea se mueven los procedimientos concursales no concursales, descendiendo sólo en el periodo abril-junio de 2016 hasta los 425 (-44% respecto al mismo trimestre del año anterior). Y si aún no se puede decir que la crisis quedó atrás y que el tema del desequilibrio patrimonial de una parte del sistema productivo nacional está resuelto, podemos vislumbrar un rayo de luz concreto. Al fin y al cabo, ningún empresario o directivo inicia un plan de reestructuración sin antes probarlos todos. Habiendo percibido los primeros signos de la crisis y la dificultad de seguir adelante, inicia todos los intentos de revertir el rumbo a través de acciones ordinarias, a menudo acompañadas por la esperanza de ver materializados planes y proyectos que en algunos casos se realizan y en otros no. Solo más tarde, a menudo demasiado tarde, inicia un proceso de reestructuración guiado y organizado que se hace necesario en parte por el riesgo de incurrir en acciones legales iniciadas por sus acreedores.

El plan de reestructuración asume así también la función de protección de los directivos y empresarios. Sin embargo, iniciar un proceso de reestructuración representa un momento muy doloroso en la vida empresarial, muchas veces vivido por empresarios y directivos con mucha vergüenza aun cuando están seguros de haber puesto en marcha todos los recursos personales y materiales para tratar de evitarlo. Además de las implicaciones de carácter personal, la declaración del estado de crisis se traduce en el inmediato empeoramiento de las dificultades empresariales: empeoran las relaciones entre la empresa y todos los interlocutores con los que opera; los bancos y los proveedores en general no creen en la capacidad efectiva de la empresa para poder reducir sus deudas y volver al estado normal y tratar de cobrar sus cuentas por cobrar antes de que el eventual inicio de un procedimiento no permita cobrarlas en forma ordinaria , a verse obligados a renunciar a parte de su crédito ya esperar a la conclusión del procedimiento para cobrar los exiguos porcentajes generalmente reservados a los acreedores quirografarios.

Excluyendo los casos de negligencia o dolo, la crisis no puede evitarse necesariamente, ya que puede depender de factores externos a la empresa o, en cualquier caso, no controlables por la empresa. Los empresarios y gerentes en cambio pueden hacer mucho para aprovecharla y alejar a la empresa de las causas que generaron la crisis y recrear las condiciones ideales para restablecer las relaciones comerciales con el sistema.
Leanus, empresa especializada en análisis financiero corporativo, analizó para Milano Finanza los estados financieros de 2015 de seis empresas con nombres e historias conocidas que han lanzado un plan de reestructuración. El objetivo es entender dónde está el proceso de relanzamiento y quién está cerca de la salida del túnel. Se trata de Giochi Preziosi (gigante del sector del juguete), Infracom (tlc e ict), Beghelli (iluminación), Util Industries (moldes). Grupo Cuki (aluminio) y Limoni (perfumería) Empresas muy diferentes entre sí por historia, sector de producto y tamaño y que, precisamente por su diversidad, confirman que es posible salir del estado de crisis.

Este es el caso de Giochi Preziosi e Infracom que generan suficiente caja operativa para poder pagar deudas en un plazo menor a dos o tres años. Resultados importantes si tenemos en cuenta que en 2013 Giochi Preziosi registró una pérdida del ejercicio equivalente al 20.6% de los ingresos (-179 millones de euros). Como se muestra en las tablas, la empresa controlada por Enrico Preziosi junto con el socio chino Ocean Global creció en 2015 un 1,5% y generó un EBITDA del 4.2%. A pesar de la mínima pérdida (0.8%), gracias también a su nivel de capitalización, mantiene un buen perfil económico, patrimonial y financiero.

Infracom, por su parte, a pesar del crecimiento y de los excelentes márgenes (margen EBITDA del 25,7%) muestra un nivel de endeudamiento excesivo (posición financiera neta negativa de 76,7 millones) respecto a la facturación pero que, gracias al elevado flujo de caja operativo ( 22,5 millones de euros), parece poder recuperarse de la exposición en dos o tres años.

Situación opuesta, en cambio, para Beghelli, el único cotizado en la Piazza Affari del lote analizado, que a pesar de los buenos márgenes (11,1%) y la facturación creciente (+12,67%) genera poco cash flow operativo. 2,9 millones), valor excesivamente reducido considerando la exposición de la deuda (pfn total de 78 millones sobre una facturación de 168,1).

Cuki Group, al igual que Beghelli, tiene un buen perfil económico (EBITDA del 8,6%) pero un flujo de caja (4,7 millones) insuficiente para permitir una rápida recuperación de la situación de deuda (90,4 millones).

Util Industries crece significativamente (+32,4%) y produce buenos márgenes (EBITDA al 6.5% de los ingresos y utilidad al 1%), pero aún no puede generar suficiente efectivo para respaldar un crecimiento sostenido. Teniendo en cuenta que los tiempos medios de cobro actuales son en promedio cercanos a los 90 días, es de esperar una mejora en el perfil financiero de la compañía en correspondencia con la estabilización del crecimiento de la facturación. Las dotaciones de capital de la compañía, bajas en comparación con la facturación y la deuda, empeoran el perfil de riesgo relativo.
No parece haber sobrellevado la crisis con un plan de reactivación de la cadena de perfumería Limoni, único entre los seis casos analizados que, a juzgar por los datos de 2015, aún presenta puntos críticos sin resolver: ingresos -4,98%, EBITDA -5,9%, pérdida del ejercicio de 9,7 millones de euros sobre una facturación total de 221,6; las deudas financieras se acercan a los 108 millones (posición financiera neta negativa para 76), equivalentes al 49% de los ingresos, valor que no es excesivo, en relación con la facturación, pero difícil de cubrir considerando el flujo de caja operativo (al contrario de lo que espera negativo para un negocio minorista de más de 14 millones de euros, 10 de los cuales se destinan a la devolución de préstamos de accionistas. (Reservados todos los derechos)

Descarga aquí el índice completo del manual de Leanus

Comentarios

¿Fue útil?

Si No
Indicaste que este tema no te fue útil ...
¿Podrías dejar un comentario diciéndonos por qué? ¡Gracias!
Gracias por su colaboración.

Publique sus comentarios sobre este tema.

Por favor, no lo use para consultas de soporte.
Para atención al cliente, contáctenos aquí.

Publicar comentario